El lunes una jueza ecuatoriana resolvió condenar a la tripulación de la embarcación China Fu Yuan Yu Leng 999, de 1 a 4 años de prisión, por el delito de tenencia y transporte de especies protegidas, a través de la aplicación de un procedimiento directo. Adicionalmente, la resolución incluye el pago de 5.9 millones de dólares por concepto de reparación integral de los daños ocasionados. La embarcación fue decomisada y en caso de ser rematada, el valor de la venta llegará al Parque Nacional Galápagos. El Fu Yuan Yu Leng 999 fue interceptada haciendo transito ilícito en la Reserva Marina Galápagos y transportando 6.623 tiburones, incluyendo martillos y sedosos juveniles.

El Ministro de Ambiente de Ecuador Tarsicio Granizo enfatizo que esta sentencia está de acuerdo con la política de cero-tolerancia a los delitos medioambientales y que este caso es un precedente importante para el país y el mundo.

Ayer la Asamblea Nacional de la República del Ecuador sacó una resolución para enfatizar el compromiso de proteger la biodiversidad de Ecuador ante la amenaza de la pesca ilegal.

“La única manera de prevenir la pesca ilegal de las especies protegidas es aplicar sanciones serias a los infractores. Tristemente, usualmente las sanciones solamente incluyen un pago pequeño y un aviso menor,” dice Peter Knights, CEO de WildAid.

La embarcación de carga, la Fu Yuan Yu Leng 999, fue detectada y monitoreada a través del sistema de AIS del Parque Nacional Galápagos. El mismo que fue procurado e instalado por WildAidWWF Sea Shepherd. Los guardaparques de la Dirección del Parque Nacional Galápagos (DPNG) y oficiales de la Armada interceptaron a la embarcación a 34,5 millas de la isla de San Cristóbal y detuvieron a su tripulación. Al inspeccionar la carga, encontraron 300 toneladas de tiburones y pescados congelados.

En respuesta a la sentencia, una portavoz por el Ministro de Relaciones Exteriores de China Wang Yi le dijo a periodistas que “el gobierno Chino se opone a toda forma de pesca ilegal y adopta una actitud de cero tolerancia hacia el comercio de especies en peligro de extinción y los productos derivados de ellas. Nosotros no permitimos la pesca ilegal en cualquier forma.”

La portavoz dijo, durante una rueda de prensa, el martes que “el gobierno Chino está lanzando su propia investigación y verificación. Cualquier acción ilegal que se encuentren serán castigadas severamente por la ley internacional y las leyes domesticas de China.”

Ella también dijo que “China reconoce la sentencia dada por Ecuador. Esperamos que Ecuador lidiará con este caso de una manera justa e imparcial basada en hechos objetivos y que garantice los derechos e intereses legítimos y legales de la tripulación China.”

Las aletas de 73 millones de tiburones se utilizan en sopas de aleta de tiburón cada año, incluyendo las especies en peligro de extinción. Para prevenir el aleteo y captura de tiburones en Galápagos, WildAid trabaja con el PNG y la Armada Ecuatoriana para monitorear y vigilar la reserva con métodos modernos, coordinación interinstitucional y procedimientos prácticos. Durante este año, esta es la primera interdicción de una embarcación extranjera desde la instalación del nuevo sistema de AIS y el anuncio del nuevo santuario marino en Darwin y Wolf para proteger a los tiburones.

El director de la PNG Walter Bustos dijo que la embarcación fue la más grande interceptada dentro de los límites de la reserva. Mencionó que la aplicación de la ley ambiental en Ecuador a través de este caso ha engendrado una mayor conciencia de los problemas enfrentados por nuestros mares diariamente, lo cual puede inspirar más acción en un nivel internacional contra la pesca ilegal.

WildAid también trabaja en China para disminuir la demanda para las aletas de tiburones a través de campañas de sensibilización utilizando a celebridades. Nuestra campaña Dile No A Las Aletas de Tiburón previamente se enseñó en la televisión, videos en estaciones de tren y las universidades con el apoyo de Yao Ming, David Beckham. Estas campañas han contribuido a una disminución de 50-70% el consumo de las aletas de tiburón.

WildAid aplaude a ambos Ecuador y China por su acción rápida y postura firme en este caso.