Los guardaparques del Parque Nacional Machalilla acaban de completar su cuarto año de rescates de ballenas jorobadas, las cuales se enredadan de manera frecuente en redes o artes de pesca. A la fecha se han rescatado 13 ballenas, incluyendo cuatro este año.

Desde junio hasta septiembre, se pueden realizar avistamientos de ballenas jorobadas en la costa de Ecuador, lugar al que llegan después de recorrer miles de millas a fin de dar a luz a sus crías en sus cálidas aguas. Cada junio, la comunidad de Puerto López celebra las ballenas con un festival anual de las ballenas jorobadas. Su arribo es motivo de celebración para esta pequeña comunidad, la cual depende económicamente de los ingresos que generan los turistas que llegan a verlas.

En un estudio hecho por el Pacific Whale Foundation, casi el 60% de los turistas que llegan a Machalilla tienen interés en ver a las ballenas jorobadas y generan ganancias por más de diez millones de dólares cada año al Ecuador.

Sin embargo, las artes de pesca no sustentables, la pesca ilegal y el cambio climático amenazan a las ballenas jorobadas y otras especies marinas como los tiburones, tortugas y mantarrayas. Miles de ballenas y otros cetáceos mueren cada año como pesca incidental, atraídas por bancos de krill y quedando atrapadas en redes de pesca.

En respuesta a ello, en 2013, el Parque Nacional Machalilla estableció una unidad de rescate de ballena, entrenando a los guardaparques en el uso de herramientas especiales para liberar a las ballenas. Este programa también incluye sensibilización de los operadores de barcos turísticos a fin que puedan reportar incidentes de ballenas atrapadas que puedan llegar a encontrar.

Gracias al apoyo de nuestros donadores, WildAid está apoyando a los guardaparques de Machalilla a combatir la pesca ilegal y poder expandir su programa de rescate de ballenas. Trabajamos directamente con los guardaparques para entrenarlos y apoyarlos en su trabajo, apoyar financieramente sus operaciones, fortalecer leyes y regulaciones en materia de turismo, arrestar pescadores ilegales y educar a la comunidad en los beneficios de un entorno marino saludable.