La Isla de la Plata ubicada dentro del Parque Nacional Machalilla es conocida por los locales como “Pequeña Galápagos”. La isla es hogar de  cinco especies de tortugas marinas y 20 especies de delfines y ballenas. Esta zona  alberga también en sus arrecifes rocosos y coralinos numerosas especies de invertebrados, peces, tiburones y se ha registrado la población más grande de mantarrayas gigantes (Manta birostris) con aproximadamente 1,500 individuos.

La zona costera de la isla es muy importante como área de descanso, reproducción y alimentación de aves costeras como: pelicanos, fragatas, piqueros patas azules, de nazca, entre otros, además es el único lugar fuera de Galápagos donde anida una pequeña población de albatros.

La biodiversidad marina de esta área protegida y del Ecuador es importante, no solo para la salud de los ecosistemas marinos, sino porque provee de alimento a las poblaciones locales e ingresos a través de las actividades de pesca y turismo. De hecho, en un estudio reciente, encontramos que el valor que se genera por el turismo relacionado al buceo con mantarrayas es de aproximadamente $140 millones de dólares a nivel mundial.

Sin embargo, el uso de artes de pesca no sustentables en las diferentes pesquerías ponen en peligro la salud de las poblaciones de estas especies y los ecosistemas. Las mantarrayas, tortugas marinas, albatros y tiburones frecuentemente mueren porque son capturadas como pesca incidental.

Ahora la Isla de la Plata cuenta con un sistema de vigilancia de cámaras de largo alcance y un sistema de AIS que ayudan a los guardaparques del Parque Nacional Machalilla, en el control y protección  de la isla. El monitoreo electrónico ayudara a prevenir la pesca ilegal dentro del área y el control de las actividades de turismo que se realizan (snorkel y buceo).

Para la Fundación WildAid y Conservación Internacional, el contar con este sistema de vigilancia marina es un acontecimiento importante . Con la instalación de este sistema, se puede desde un centro de control identificar embarcaciones en el área, y si existe alguna incidencia  enviar rápidamente un bote patrulla para interceptar a los infractores. Las secuencias de video y el sistema de AIS representan también  una fuente de evidencia en las cortes para asegurar sanciones a los infractores.

WildAid ha utilizado herramientas como estas para ayudar a los guarda parques a capturar y sentenciar más 100 embarcaciones tanto industriales como de pesca artesanal en las Galápagos , tal como el Fer Mary I que fue atrapado con 350 tiburones capturados de forma ilegal en su interior. El sistema que será instalado en la Isla Santa Clara a finales de este año, estará siendo  evaluado a fin de medir su efectividad en las acciones de vigilancia y monitoreo de la costa de Ecuador.

Este trabajo es parte de un proyecto de tres años  cuyo objetivo es reducir la pesca ilegal y no sustentable en seis AMPs: Machalilla, Santa Clara, Pacoche, Santa Elena, El Morro and Galera. Nuestro trabajo incluye: un plan integral de protección marina para cada sitio, apoyo para patrullajes regulares, entrenamiento de los guardaparques, y campañas educativas para pescadores y comunidades locales. En Machalilla hemos trabajado previamente con pescadores artesanales fomentando una pesca sustentable e incrementando el  apoyo a la protección del área, en Pacoche, estamos ayudando con financiamiento para los patrullajes de sus playas a fin de proteger los nidos de tortugas golfinas.

Desde el 2014, WildAid viene trabajando en la reducción de la pesca ilegal en la costa de Ecuador gracias al apoyo de la Fundación Sandler, Conservación Internacional, la Fundación Walton y la Fundación Overbrook.