Una lancha pequeña se encuentra atracada en un sitio popular de pesca dentro La Reserva Marino Costera Puntilla de Santa Elena (REMACOPSE). Enseguida, dos buzos salen del agua con bolsas llenas de lo que han capturado. Se realiza una inspección y los guardaparques de Santa Elena encuentran pepino de mar ilegal mezclado con el resto de la captura. Los Ante la amenaza de una detención, pescadores y el capitán comienzan a ponerse agresivos. ¿Qué sigue?

La expectativa es que los guardaparques llamen por radio a su centro de control para reportar la situación y pedir ayuda adicional. Sin embargo, hasta ahora, los guardaparques no contaban con métodos de comunicación confiables y frecuentemente utilizaban sus celulares personales con recepción limitada.

Con fondos del Stellar Blue Fund, WildAid ha brindado apoyo a los parques de Pacoche, Santa Elena y el Morro, para adquirir un equipo de comunicación confiable y brindar capacitación a los guardaparques en operaciones marinas. Dado que muchos de los guardaparques tienen entrenamiento en biología más que en operaciones de vigilancia o control, requieren mayor desarrollo de habilidades tácticas a fin de evitar los peligros asociados con detenciones y captura de actividades ilícitas.

Desde su instalación, el sistema de comunicación combinado con la capacitación ha sido un éxito en las operaciones de los tres sitios. En El Morro, los guardaparques reportan sentirse más seguros durante sus patrullajes sabiendo que se pueden comunicar con su centro de control y la Armada. El tráfico de drogas y combustible son frecuentes en las áreas costeras de Ecuador y el acercarse a una embarcación, aún que no parezca sospechosa, puede tener varios peligros. Con un equipo de comunicación confiable, los guardaparques se pueden comunicar a distancia con embarcaciones sospechosas a fin de prevenir encuentros peligrosos con traficantes o pescadores armados.

En Pacoche, donde las patrullas están muy limitadas por los costos del combustible y el tamaño del área geográfica, los radios permiten tener una mayor flexibilidad para saber exactamente hacia dónde dirigirse para realizar una intercepción. Los guardaparques en la playa cuando ven a lanchas de pesca u otras actividades sospechosas , se pueden comunicar con los guardaparques en el mar, permitiendo que la embarcación de patrullaje intercepte a las embarcaciones de pesca ilegal, disminuyendo así el desperdicio de combustible.

De igual manera, en Santa Elena, el sistema de comunicación permite que los guardaparques recolecten información rápidamente acerca los pescadores que interceptan con la coordinación con su centro de control y puedan informarles a sus colegas de las detenciones.

Estos esfuerzos son parte de un proyecto de tres años a favor de reducir la pesca ilegal en Ecuador en seis de sus áreas marinas protegidas. En apoyo a este objetivo, agradecemos el apoyo que hemos recibido de Sandler FoundationConservation InternationalWalton Family FoundationOverbrook Foundation y el Steller Blue Fund en este trabajo desde el 2014.